malablada.com

Parafilias … ¿Todo vale en el amor y la guerra?

¿De qué hablamos cuando hablamos de parafilias? ¿De perversiones, gustos desviados o simplemente de una afinidad por objetos, lugares o situaciones consideradas «anormales»?, ¿qué es lo normal? La definición de normal varía con las sociedades y a lo largo del tiempo

Todas estas preguntas las intentaremos develar en este artículo. Porque como me dijo una amiga el otro día: «Me daba vergüenza hablar de mis gustos hasta que me di cuenta que solo era una preferencia que no le hacía mal a nadie».

Comencemos con definiciones, como debe ser

Parafilia: esta palabra extraña proviene del griego y significa amor, inclinación o afinidad hacia algo «anormal» o incorrecto.

Es una condición en la que la persona halla satisfacción o se excita a través de situaciones, objetos o experiencias inusuales que no se encuentran dentro de los parámetros considerados normales por la sociedad de ese momento.

Creo que debemos encarar este tema con la mente abierta, sin juzgar y dándonos cuenta que entre adultos conscientes y responsables todo lo que se pacte abiertamente es material de discusión.

Como siempre y en todo lo que se refiera al sexo la comunicación es esencial. Quizás tú presupones que lo que te gusta no va a ser aceptado por el otro pero no siempre es así. ¿Quién sabe, quizás y hasta disfrutaría mucho lamerte el ombligo y te lo estás perdiendo por no comunicarlo 🤷🏻‍♀️ Si no expresamos nuestros deseos y fantasías… ¿Cómo podemos saber si al otro le gusta o no, o le interesa, por lo menos, experimentarlo?

Hagamos un viaje a través de las parafilias más conocidas

Hagamos un juego antes de continuar con la lectura, sin repetir y sin soplar, ¿cuántas parafilias podrías nombrar? Déjanos en los comentarios todas las que conozcas. Seguramente mucho menos de las más de 500 filias que existen.

Vayamos a las más comunes para después nombrar algunas mucho menos conocidas.

1- Exhibicionismo

Como su nombre lo indica los exhibicionistas obtienen placer mediante la exhibición de sus genitales o siendo observados mientras tienen relaciones sexuales.

Lo más común suelen ser hombres que se muestran ante mujeres o niños, muchas veces incluso mientras se masturban. Es una conducta penada por la ley porque puede generar traumas importantes en la persona objeto del hecho.

No suelen tener impulsos de violar a la persona porque lo que le genera placer es el disconfort del otro que es obligado a ver algo que no quería.

Observación personal: cuando yo era una niña de 8 años (que no sabía nada de los genitales masculinos pues me crié en una casa de mujeres) tuve una experiencia muy traumática. Estaba andando en bicicleta en la calle de mi casa con mi hermana. Daba una vuelta yo y otra ella.

En una de esas vueltas había un auto parado y un hombre me llamó. Me preguntó como llegar a un parque que quedaba cerca de mi casa y si lo podía acompañar. Cuando me acerqué a contestarle (porque me habían enseñado a ser educada con los mayores), se estaba masturbando. Hui más rápido que una centella y le dije a mi hermana que entráramos en casa porque ya era tarde. No lo conté por muchos años porque sentía culpa (ay ay esa educación) pero no fue una buena manera de descubrir las diferencias entre hombres y mujeres.

Los exhibicionistas, en mayor porcentaje, suelen ser hombres que comienzan con su filia en la adolescencia.

Una forma de exhibicionismo es el deseo de ser visto mientras se tienen relaciones sexuales. En este caso quieren el consentimiento de las personas que los están viendo, por lo que no se considera un trastorno sino una conducta erótica.

Dentro de este grupo también está la agrexofilia, que es el placer al saber que nos están escuchando tener sexo.

2- Voyeurismo

Los voyeristas obtienen su placer espiando a alguien que se está desnudando o en plena actividad sexual. La excitación no los lleva a querer tener una relación sexual con la persona sino a masturbarse.

Cuando la persona observada no consiente en esto, se transforma en un delito.

Algunos autores consideran que el ver pornografía como única forma de obtener placer es una práctica asociada al Voyeurismo.

3- Fetichismo

Esta conducta implica usar algún objeto físico (llamado fetiche) para lograr la excitación sexual. El fetiche puede reemplazar la interacción con otras personas o ser parte de la relación sexual.

Objetos de deseo

Cualquier objeto puede ser un fetiche para una persona determinada pero hay algunos más comunes y conocidos.

La mayoría de los fetichistas son hombres y psicológicamente se cree que el objeto reemplazaría de alguna forma al pene.

Si la preferencia es por alguna parte del cuerpo se denomina parcialismo y así podemos tener:

  • Oculofilia: predilección por los globos oculares, una de las prácticas habituales es lamer los ojos de la pareja o ser lamido por ella.
  • Mamas: necesidad de ver y relacionarse con mujeres con mamas grandes o con alguna característica especial como puede ser pezones largos o aréolas hinchadas. Es frecuente en el animé japonés y en algunos videojuegos la presencia de mujeres con mamas desproporcionadamente grandes.
  • Podofilia: una de las más famosas y de las que más se habla, atracción por los pies: verlos, chuparlos, acariciarlos e incluso olerlos. Incluso hay gente que gana fortunas vendiendo contenido sobre sus pies, de haberlo sabido antes 🤑

El fetiche también puede ser prendas de ropa como ropa interior de la pareja, ropa de cuero o látex o zapatos por ejemplo.

Relacionado con la ropa hay personas que se excitan vistiéndose y comportándose como bebés: usando pañales, chupones y alimentándose con biberones. Esta filia se denomina autonepiofilia y al adulto que se excita de esta manera suele llamárselo «bebé adulto». Para cumplir su fantasía necesita una pareja que acepte tratarlo de esta forma. Ninguno de los dos participantes tiene predilección por los niños reales (por eso no es pedofilia).

Tambien está cuando las personas disfrutan vistiéndose con ropa asignada al sexo opuesto y se denomina travestismo.

4-Masoquismo/Sadismo

El masoquista disfruta ser humillado, golpeado, lastimado o atado, mientras que el sádico obtiene su placer infligiendo sufrimiento físico o psicológico a su pareja sexual.

Incluso en relaciones sexuales «normales» puede haber cierto juego sado-masoquista (ataduras, palmadas, uso de palabras como maltrato verbal).

En el caso que un sádico practique su filia con parejas no consentidoras se transforma en un delito.

Hola soy Meli, la hija de la escritora, y tomo la palabra un momento para contarles una experiencia personal con esto. Una vez salí con un hombre que había conocido es un antro, era la primera vez que nos conocíamos y teníamos relaciones sexuales y ¡la última claramente! Sin previo aviso me empezó a ahorcar, demasiado fuerte, con mis dos manos lo quité y como a los minutos otra vez me volvió a ahorcar más fuerte, ya no se si tenía una filia o quería asesinarme 😱 Lo volví a quitar, aunque me costó, porque obvio tenía mucha más fuerza y me vestí rápido y me fui. Al otro día me escribió, como si nada, que si quería volver a salir con el… señooooor por favaaar, ¿en su mente habrá creído que fue una buena experiencia compartida? 😶

El BDSM es una sigla que significa Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo. Implica siempre una práctica consensuada, realizada libremente, en forma plena e informada. Tenemos un artículo completo por si quieres saber más acerca de esta práctica y como empezar con ella.

El elemento común en estas prácticas es el intercambio erótico de poder. Esto significa que muchas de las prácticas como la humillación erótica, la sumisión y el dolor, solo pueden entenderse como una forma de obtener placer mutuo.

Como durante una sesión existen elementos de rol y fantasía, puede haber una queja actuada del sumiso. Para diferenciar cuando esa protesta es real y quiere decir que el sumiso ya no quiere seguir con la práctica es necesario que la pauta sea muy clara, ya que si no podría confundirse como parte del juego en el que ambos están involucrados. Para eso es necesario pactar una palabra de seguridad o palabra código.

El decir esta palabra le indica al dominante que la situación ya no está siendo placentera para el sumiso y la ética del BDSM obliga a este a cesar la actividad.

El bondage o atadura del cuerpo humano tiene su origen en el arte zen del Shibari. Puede llevar a la inmovilización de la persona atada e incluso a la suspensión parcial o total.

Es un arte que debe aprenderse muy bien ya que conlleva riesgos de lesiones. Las cuerdas suelen ser de algodón o yute, pero también hay otras opciones.

En noviembre estuve en el Congreso de Sexología en la ciudad de Mérida y participé de un taller práctico muy interesante de Shibari. Los ponentes pertenecían a El Calabozo de CDMX donde se dan clases de Shibari y de otras prácticas de BDSM.

5-Pedofilia

Esta es realmente una parafilia criminal que ha adoptado diversas formas a lo largo de la historia y que da para un artículo con mayor profundidad. Básicamente son personas que se excitan con niños menores de edad.

Tiene diversos grados de compulsión: desde los que solo tienen fantasías hasta los que concretan estos comportamientos.

Los criterios de edad han ido variando a lo largo de la historia y actualmente las leyes de los distintos países establecen distintos límites a lo que es considerado pedofilia. En algunos países occidentales se considera pedofilia si una persona mayor de 16 años se involucra con un niño por lo menos 5 años menos. Aunque las leyes varían, en general se considera delito sexual si una persona mayor de 18 años tiene relaciones con alguien menor de 16 años.

El pedófilo que concreta la relación sexual suele ser muy habitualmente alguien del entorno cercano al niño: familiares, amigos de la familia o una persona con autoridad como un profesor, un entrenador deportivo o un eclesiástico.

Siempre hay que estar atentas a los comportamientos inusuales en los niños.

Señales de alerta:

  • Dibujos y lenguaje sexual no acorde a la edad del niño
  • Cambios en el sueño, la alimentación y la higiene (no quiere bañarse o se baña muchas veces)
  • Estado de ánimo alterado: ansiedad, depresión, crisis de llanto, retraimiento
  • Alteraciones en su rendimiento académico

¿Dónde denunciar si se sospecha abuso sexual de un niño?

En México se debe denunciar en la Procuraduría de Protección de niños, niñas y adolescentes.

Parafilias mucho menos conocidas

Estas cinco son las más conocida y seguramente ya habías oído hablar de ellas, pero existen algunas mucho más raras que quizás nunca escuchaste.

Podemos nombrar entre ellas:

  • Abasiofilia: sentirse atraído por personas con movilidad reducida, personas en silla de ruedas por ejemplo. En casos extremos puede transformarse en un delito. Recuerdo un caso de un enfermero de Cuidados intensivos que se excitaba con las personas en coma.
  • Formicofilia: este nombre deriva de la atracción por las hormigas pero puede extenderse al contacto con insectos en general, incluyendo hasta picaduras o mordeduras. Literal como lo estás pensando hay personas que se excitan si, por ejemplo, una abeja les pica en sus genitales, ocasionado a propósito claramente, sino que iba a estar haciendo esa abejita 🐝 por esos lugares.
  • Hematolagnia: prácticas relacionadas con sangre, beberla, bañarse en ella o mirar sangre o escenas sangrientas. Relacionado con esto estaría la menofilia, relacionada con la menstruación.
  • Pirofilia: excitarse con el fuego, ya siendo que lo provoque uno (piromaníaco) o escenas que involucren el fuego como incendios.
  • Salirofilia: suciedad, estar sucio o ensuciar a otros, tener relaciones sobre la basura o en un basurero.
  • Estenolagnia: músculos muy desarrollados o demostraciones de fuerza física.
  • Dendrofilia: atracción por las plantas o los árboles. Si quizás vas por la calle y vez a una persona abrazando una planta, ya puedes saber por donde probablemente va la cosa.
  • Agalmatofilia: atracción por los maniquíes o las estatuas. Los más ancianos 🤭 deben recordar la película de 1987 llamada justamente «Maniquí». En ella un diseñador de vitrinas se enamora de un maniquí que toma vida cuando están solos en la tienda.

Relacionado con esto leí una noticia el otro día sobre un hombre en Colombia que está casado con una muñeca de trapo e incluso tiene dos hijos (también de trapo obviamente).

Evidentemente hay muchas más parafilias de las que podríamos hablar, pero sería un artículo eterno. Si te interesó este tema y sientes curiosidad, déjalo en los comentarios y hago una segunda parte.

Las pesadillas de alguien pueden provocar los deseos más ardientes de otros.

¿Parafilias, perversiones o desviaciones sexuales?

Un poco de historia (porque soy nerd y ¡me encanta! jaja).

Históricamente se hablaba de una sexualidad normal y todo lo que no caía dentro de ese término se consideraba una perversión. Esta era una forma de estigmatizar todas las prácticas sexuales que iban en contra de las normas morales de la sociedad.

En 1885 el psiquiatra alemán Valentín Magnan usó por primera vez el término «perversión sexual».

La perversión sería una desviación del acto sexual «normal». ¿Y qué sería lo normal? Un coito con penetración genital destinado a llegar al orgasmo entre dos personas de sexo opuesto. Tampoco hemos evolucionado tanto como sociedad: hay personas que siguen pensando que todo lo que se salga de esto es anormal y les cuesta pensar fuera de la caja.

Según esta definición tan restringida las perversiones podrían involucrar, por ejemplo, (homosexualidad), penetración de otras zonas corporales (sexo anal) o cuando el orgasmo está subordinado a ciertas condiciones (fetichismo, voyeurismo).

Por suerte desde el año 1980 el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría ha sustituido la palabra desviaciones por parafilias, quitándole un poco de carga negativa a estas prácticas. Imagina que tienes gustos diferentes y te digan que eres perverso, no está muy bueno y te llevaría a esconderte.

El problema entonces no es tener una filia, lo que si lo sería es cuando esa conducta nos genere un malestar significativo a nosotros o a otras personas involucradas en nuestra conducta sexual, ya que en este caso si estaríamos hablando de trastornos parafílicos.

Características del trastorno parafílico

Para que se considere un trastorno tendrían que darse varias características:

  • Son intensos y persistentes
  • Provocan angustia o malestar
  • Afectan otras áreas de la vida causando un deterioro significativo (laboral, social, familiar)
  • Pueden dañar a otras personas (pedofilia) o animales (zoofilia)
  • Tienen que ser persistentes en el tiempo (por lo menos 6 meses)

Según el Dr. Álvarez Gayou (2007) la expresión de las parafilias puede presentarse en seis niveles:

Expresión mínima (EM)Grado mínimo de expresividad del comportamiento que puede estar presente en cualquier individuo y no incluye comportamiento erótico, sexual ni orgasmo
Expresión acentuada (EA)Mismo grado de expresividad pero de forma notoria. Tampoco incluye comportamiento erótico, sexual ni orgasmo
Expresión erótico sexual a nivel fantasía (EESF)La parafilia no es llevada a la práctica, puede generar orgasmos solo por la fantasía
Expresión erótico sexual mínima (EESM)Se materializa la parafilia y se genera excitación y/o orgasmo
Expresión erótico sexual preferida (EESP)Se tiene una predilección especial por la parafilia pero su vida sexual no se basa solo en ella
Expresión erótico sexual exclusiva (EESE)No es posible excitarse ni tener orgasmos sin la presencia de la parafilia
Niveles de expresión de las parafilias, según Álvarez Gayou (2007)

Entonces podríamos concluir que las parafilias son el comportamiento sexual donde la excitación y el orgasmo se obtienen más allá de las relaciones sexuales convencionales en un determinado lugar y una determinada época.

Que algo sea considerado parafilia depende mucho de en que sociedad vivamos. No es lo mismo haber vivido en la Edad Media en el medio del campo que vivir en la actualidad en una gran ciudad. Prácticas que pueden considerarse anormales en una población, son normales en otra.

Algunas corrientes incluso dicen que solo se considerarían parafilias aquellas prácticas en las que:

  • La persona solo puede obtener excitación y placer a través de esa práctica. Eso quiere decir que si una pareja disfruta de la asfixia erótica de vez en cuando pero no es su única manera de tener placer, esto es solo una práctica erótica y no una parafilia.
  • Si esta práctica causa algún tipo de perjuicio o daño a la persona o a otras personas involucradas. esto es muy evidente en la pedofilia por ejemplo. Un acto de sadismo con una pareja adulta, que actúe en forma voluntaria y con medidas de seguridad pautadas no sería realmente una parafilia.

Y tú, ¿conocías estas parafilias o tienes alguna de ellas? 😬

Deja un comentario