malablada.com

En cuanto a orientaciones sexuales no está todo dicho

El ABC (y quizás hasta la Z) de por quienes te sientes atraída

Pregunta rápida (sin repetir y sin soplar), nombra todas las orientaciones sexuales que se te vengan a la cabeza. Puede ser que te quedes solo en el inicio y en las más conocidas: heterosexual, homosexual, bisexual, ¿pansexual?, ¿demisexual? y ¿a qué pertenecerá la A de la sigla LGBTQA+?.

En primer lugar y antes de empezar con este artículo sería bueno definirnos a nosotras mismas, aunque creemos que las etiquetas no sirven. No necesariamente uno se define a sí mismo toda la vida de igual forma y las etiquetas tienen algo de restrictivo que no nos termina de gustar.

Pero está bueno que nos conozcan y por eso va este intento de definirnos.

Nuestra orientación sexual

Mony

Yo, en este momento de mi vida a los 64 años me defino como asexual. Anteriormente fui heterosexual y promiscua (lo que alguna gente quizás un poco conservadora denominaría “fácil”).

Cada vez que uso la palabra promiscua en mi presentación tengo que aclarar que, para mí, no tiene una connotación negativa sino solo de experimentación, incluso me he sentido atraída por algunas mujeres en mi vida.

Meli

Yo Meli, la otra parte de este dúo, permítanme tomar la palabra unos momentos, hace varios años que me considero bisexual.

Si bien actualmente estoy en pareja con un hombre, he tenido algunas experiencias con mujeres y tengo una relación (relativamente) abierta en donde tengo pase libre para explorar más ese otro lado si es que quiero.
Varias veces me he tenido que enfrentar a la pregunta de ¿estás segura que eres bisexual? ¿no será que solo eres curiosa?

¡Uf! un tema que ya Mony les va a hablar más adelante en este articulo, sobre como mucha gente no cree que exista realmente la bisexualidad.

Además me gustaría saber cuál consideran que es la diferencia entre ser bisexual y curiosa, la próxima vez que me lo digan lo voy a preguntar 🤔😅.  Dicho esto le cedo el teclado a Mony nuevamente.

Empecemos el calentamiento con lo más fácil

Hace muchos años cuando yo era joven (hace un largo, largo tiempo) solo se hablaba de dos orientaciones sexuales o a lo sumo tres.

Había heterosexuales (la norma, lo que debía ser), homosexuales (las nenas con las nenas, los nenes con los nenes) y una tercera opción en la que no todos creían (como si hubiera sido un unicornio), los bisexuales. Tribu esta que se sentía atraída tanto por hombres como por mujeres y que según la creencia popular solo eran homosexuales reprimidos que no querían hacerse cargo de su elección.

Muchos de los heteronormativos miraban con desdén a esta opción, como si no fuera posible estar con “Dios y con el diablo” al mismo tiempo. Les enrostraban que, declararse bisexuales, les permitía no asumirse como homosexuales y que “eso” existía en el mismo modo que los elfos y las hadas.

Además, no era fácil declararse fuera de la norma aceptada (el famoso “salir del armario”) si no se quería ser mirado en forma despectiva o incluso ser atacado por la elección.

Y aparecieron esos raros peinados nuevos

Mucha agua ha pasado bajo el puente y, a pesar de que no todo es fácil, de a poco algunas sociedades en mayor o menor grado empezaron a aceptar otras formas de sexualidad.

Ha sido un largo camino para visibilizar y dejar de cuestionar a los demás por su elección sexual, pero de golpe, cuando muchos habían llegado a amigarse con la idea de la homosexualidad, empezaron a aparecer un montón de orientaciones diversas y la sociedad nuevamente colapsó.

¿Demisexuales, asexuales, transexuales y qué más? ¿Por qué la sigla LGBT cada vez tiene más iniciales?

Por favor alguien que me explique porque no entiendo nada, dicen los que están fuera del colectivo LGBTIQA+.

Esta breve guía no pretende ser un manual, pero quizás logre que algunos nos sintamos más aceptados y visibilizados.

Breve e incompleta lista (lo más escuchado)

La orientación sexual se refiere a por quién te sientes atraído ya sea en forma sexual, romántica, afectiva o emocional.

Esto no es una elección ni algo que pueda cambiarse voluntariamente, es algo que viene determinado por factores biológicos, cognitivos y del entorno en el que crecimos.

Esta es la razón por la cual las llamadas “terapias de conversión” (que no son más que encubiertas formas de tortura psicológica) no cumplen con su cometido, aun cuando algunas personas pueden mentir para no seguir siendo adoctrinadas.

Esto no tiene nada que ver con tu identidad de género, quién eres (que puede estar o no alineado con el género que te asignaron al nacer).

Así puedes ser cis-género (cuando el sexo con el que te identificas es el que te asignaron al nacer) o transgénero (cuando sientes que el sexo asignado al nacer no condice con cómo te visualizas y te sientes).

Mono…¡qué!

Primero hablemos de lo más conocido, personas monosexuales, o sea, que solo se sienten atraídas por un sexo.

  • Heterosexual: personas que solo se sienten atraídas por el sexo opuesto. Al ser la norma aceptada por toda la sociedad estas personas no sufren ningún tipo de discriminación basada en su elección sexual. En México puede llamárseles “bugas«.
  • Homosexuales: personas que solo se sienten atraídas por su mismo sexo. A los homosexuales varones suele llamárseles gays y a las mujeres, lesbianas. Estos, por supuesto, son los nombres más respetuosos porque hay infinidad de formas de referirse a la homosexualidad con mayor o menor grado de violencia. Los gays en México suelen ser llamados maricón, puto, puñal, joto/a, loca, mana, torcida, chacal (un hombre gay pero con apariencia ruda), etc.

Incluso en nahuatl hay una palabra que los designa: cuiloni , se cree que es lo que les gritaban los aztecas a los españoles que huían.

A las lesbianas suele llamárselas despectivamente tortilleras, tamaleras, marimacho, lenchas y un montón de términos discriminatorios.

Basta de discriminación

Por una ley de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se ha prohibido el uso de las palabras “maricón” y “puñal” por ser términos discriminatorios y homófobos, pero no hay ninguna ley que impida a las personas seguir viendo como anormales a los que no se ajustan a la norma.

Marcha del orgullo gay en CDMX, México

Tan disruptiva es la idea de la homosexualidad que Gregory Cochran y Paul Ewald postularon la presencia de un virus que provocaba el comportamiento homosexual (gay germ o gay virus) definiendo de esta forma a este comportamiento como una enfermedad. ¡Obviamente esto fue completamente refutado!.

En muchos países la homosexualidad todavía puede ser penada con la muerte: Arabia Saudita, Irán, Sudán, Yemen, Mauritania, Nigeria y Somalia y en mas de 70 países es considerada un crimen y puede implicar ir a la cárcel.

Sigamos con lo que ya no es tan conocido: otras orientaciones sexuales

Ahora empecemos con lo divertido, aquellos que se sienten atraídos por más de un sexo:

  • Bisexuales: se sienten atraídos por hombres y mujeres, esto puede ser por etapas o al mismo tiempo. Muchos bisexuales forman parejas estables y pasan a comportarse como monosexuales por un tiempo más o menos prolongado.
  • Pansexuales: también llamados “queer”, personas que se sienten atraídas por personas con múltiples identidades de genero (hombres, mujeres, transgénero, intersexuales, géneros no binarios). El término queer fue un insulto durante mucho tiempo, pero algunos pansexuales lo han asumido con orgullo para dejar establecida su posición.

Incluso en la década de los 90´ se postuló una teoría queer que expresa el rechazo a la clasificación de las personas dentro de categorías fijas como varón, mujer, heterosexual, homosexual, bisexual o transexual.

En su postulado dice que estas categorías están sujetas a restricciones de la cultura imperante, donde la heterosexualidad es la norma obligatoria.

Asexualidad: ¿será un unicornio?

Y aquí llegamos a una de las orientaciones menos conocidas y comprendidas: la asexualidad.

Que, antes que nada, debe diferenciarse del celibato o abstinencia que es una elección y no depende de la presencia o no del deseo sexual.

Los asexuales y lo digo con conocimiento de causa, somos los “patitos feos” de la comunidad LGBTQA+. Esa A ahí perdida no es una letra más, comprende un amplio espectro de personas para los que el sexo no es una necesidad. 

A pesar de que en un próximo artículo ampliaremos más, les dejo un recorte de una entrevista que me hicieron sobre el tema…

Recorte de video en canal de Youtube «Vero Olicón Oficial«.

¿Qué es ser asexual?

¿Qué implica ser asexual? ¿Es gente que le tiene miedo al sexo? ¿Personas que han tenido malas experiencias y por eso se niegan a practicar algo que, para la mayoría de las personas, es uno de los placeres de la vida?

Ser asexual implica no sentir atracción sexual hacia otros individuos, aunque pueden sentir lazos románticos o emocionales. Se considera que el 1% de la población mundial es asexual (aunque probablemente seamos más).

Muchas personas son asexuales pero se sienten anormales y piensan que están “fallados”, me incluyo porque me senti así por mucho tiempo.

Y encima no hay una sola clase de asexuales

Dentro del amplio espectro de la asexualidad tenemos:

  • la gris-sexualidad (personas que fluctúan entre la sexualidad y la asexualidad)
  • demisexuales: personas que necesitan establecer un compromiso afectivo antes de tener sexo o sea que solo se sienten atraídas por esa única persona. Se considera dentro de la asexualidad porque el 30% tiene inclinaciones sexuales, para el 54% las relaciones sexuales no tienen importancia y pueden llegar a tenerlas o no y para el 16% son repulsivas.
  • lith sexuales: personas que se sienten atraídas por otras personas, pero no buscan establecer relaciones con ellas. Siento que miran a las personas como atractivas pero no necesitan llevar al plano sexual esa atracción
  • sapiosexuales: la atracción en este caso es de tipo intelectual y generalmente están dentro del espectro asexual
  • autosexuales: su atracción es por ellos mismo, por lo que se los considera asexuales. Incluso ha habido casos de personas que se han casado con ellas mismas.
  • pornosexuales: solo encuentran satisfacción en contenidos pornográficos

Confusión entre orientación sexual e identidad

¿Por qué no hablamos en esta nota de los transexuales, los intersexuales, los no binarios o las personas de género fluido?

En resumen (y hablando claro) porque estamos hablando de orientaciones sexuales (o sea quién te atrae) y no de identidades sexuales (quien eres en el amplio rango que va de mujer a varón).

Cualquiera de estos puede comportarse como heterosexual, homosexual, pansexual o cualquiera de las otras orientaciones de las que hemos hablado.

Lo importante no es saber como te etiquetan los demás sino como te defines tú mismo, el querer compartirlo o no con el resto del mundo también es tu decisión. 

Estamos mal pero vamos bien

En el pasado estaba muy de moda la frase “salir del closet” para referirse al momento en que una persona decidía compartir su orientación sexual. Por suerte las nuevas generaciones están siendo mucho menos críticas a este respecto y creemos que la orientación sexual de cada individuo es algo personal y que se debe compartir con quien uno quiere compartirlo.

Finalmente y para que quede claro: no es necesario saber qué orientación sexual tiene tu amigo, tu compañero de trabajo o de estudio o el amigo de tus padres, lo único importante en esta vida es amar a todos sin distinción de género, orientación o color.

De eso se trata todo, ¿no? de amor puro y llano, y vienen tiempos difíciles, amar es urgente.

Por eso te invitamos, sin importar cual sea tu orientación sexual, que nos cuentes tus opiniones y experiencias.

¿Cómo te defines? ¿Qué tan orgulloso estás de ti mismo? o, por el contrario, ¿Cuáles son tus dificultades a la hora de salir al mundo?.

SI TE INTERESA LEER MÁS SOBRE EL TEMA:

1- «Doña Herlinda y su hijo» de Jorge López Páez

2- «Cuadernos de amor y desamor» de Nancy Cárdenas

3- «Dos mujeres» de Sara Levi Calderón

5 comentarios en «En cuanto a orientaciones sexuales no está todo dicho»

Deja un comentario