malablada.com

Enfermedades de transmisión sexual: ¿dónde estamos en el 2023?

Creeríamos que en el 2023 ya no existen tantas posibilidades de contagiarse enfermedades de transmisión sexual.

¡Craso error! La incidencia de las enfermedades de transmisión sexual está en franco aumento y han vuelto a aparecer infecciones que parecían desterradas de la modernidad.

Datos preocupantes

  • Se cree que 498 millones de personas se contagian de alguna de las enfermedades más comunes (sífilis, gonorrea, tricomoniasis y clamidia) cada año. Todas estas infecciones son curables, pero muchas veces son asintomáticas por lo que la persona no sabe que está enfermo.
  • Se calcula que más de 500 millones de personas de entre 15 y 49 años están infectadas con el virus del herpes simple (VHS).
  • La infección por el virus del papiloma humano (VPH) se asocia con más de 300.000 muertes por cáncer de cuello uterino cada año.
  • En 2016 casi un millón de mujeres embarazadas padecían de sífilis, lo que puede acarrear complicaciones en el parto.
  • Estas infecciones pueden aumentar la posibilidad de contraer HIV.
  • Se asocian con infertilidad, cáncer y complicaciones en el embarazo.

¿Qué son las infecciones de transmisión sexual (ITS)?

Son un grupo de enfermedades (antes llamadas venéreas) infecto contagiosas que se transmiten de persona a persona a través de las relaciones sexuales, ya sea vaginales, anales u orales.

También pueden transmitirse de madre a hijo en el momento del parto o durante la lactancia, por el uso compartido de jeringas o por contacto con sangre o secreciones (semen, fluidos vaginales).

Muchas de estas infecciones pueden cursar sin síntomas y suelen generar más problemas de salud en las mujeres.

Las más habituales son las siguientes:

BacterianasViralesParasitariasArtrópodos
SífilisHIVTricomonasLadillas
Gonorrea (Blenorragia)Herpes simple
ClamidiasVerrugas
Linfogranuloma venéreoMolusco contagioso
Granuloma inguinal
Chancroide
Tabla de infecciones de transmisión sexual más frecuentes

   

¿Qué conductas aumentan el riesgo de contraer una ITS?

  • Tener sexo sin protección. Los preservativos o condones disminuyen en un gran porcentaje la posibilidad de contraer una de estas infecciones. Deben utilizarse desde el comienzo de la relación. El sexo oral es un poco menos riesgoso, pero se puede usar un campo de látex para disminuir aun más el riesgo.
  • Tener múltiples parejas sexuales: cuantas más parejas sexuales se tengan, el riesgo aumenta, ya que hay más posibilidades que alguna de ellas esté infectada.
  • Tener antecedentes de una ITS. Por ejemplo, la sífilis, la gonorrea y la clamidia aumentan la posibilidad de contagiarse de HIV.
  • Tener relaciones en contra de tu voluntad. En casos de violación o agresión sexual, es importante concurrir a un hospital para que se les brinde la medicación de emergencia para prevenir las ITS y el embarazo.
  • Abusar del alcohol y las drogas, ya que esto nos lleva a asumir más conductas de riesgo.
  • Uso de jeringas compartidas: aumenta el riesgo de contagiarse de HIV y hepatitis.
  • Ser joven. La mayoría de las ITS se ven en el rango de edades que va desde los 15 a los 24 años.

¿Cómo evitar enfermarte?

Podemos tratar de prevenir estas infecciones tomando algunas conductas:

  • Abstenerte de tener sexo: ¿queeeee? Así como lo escuchas obviamente la forma más fácil de no enfermarte es no tener sexo, pero dado que esto no es una opción para la mayoría de la gente (a no ser que seas un asexual sexo revulsivo) pasemos a otras opciones.
  • Mantener relaciones solo con una pareja estable con la que se hayan hecho análisis para descartar estas infecciones.
  • Realizarse análisis antes de tener relaciones con cualquier pareja potencial. Esto sería un poco complicado porque la ventana de positivización del HIV puede ser de 3 meses. Esto implica que alguien puede estar infectado y los análisis pueden dar negativos.
  • Usar condones y protectores bucales en forma correcta desde el inicio de la relación.
  • La circuncisión masculina podría prevenir el contagio de HIV en un 60% y también disminuye la posibilidad de contagiarse del virus del papiloma humano y el herpes.
  • Con respecto al HIV existe medicación pre exposición que disminuye en un 99% las posibilidades de contagiarse a través del sexo.
  • Y por sobre todo: COMUNICACIÓN. Ya sé que suena muy rígido pensar en hablar con alguien antes de tener relaciones sexuales, pero esto puede evitar encontrarte con que la otra persona no toma las mismas precauciones que tú. Recordar que existe el «stealthing»: práctica en la cual, luego de haber pactado usar condones, el hombre se lo retira sin avisarle a la otra persona.

Forma correcta de usar los condones

  • Recordar que los únicos lubricantes seguros son los hechos a base de agua. NO USAR lubricantes a base de aceite ni tampoco usar sustancias caseras (como vaselina, manteca, aceite de masajes o lociones corporales).
  • Usar el tamaño adecuado y colocárselo desde el principio de la relación (cuando el pene ya esté erecto).
  • Usar un preservativo nuevo en cada relación y si se cambia de contacto (vaginal a anal por ejemplo).
  • No romper el envoltorio con las uñas, los dientes o cualquier objeto puntiagudo (que pueda dañarlo)
  • Descubra en que sentido está enrollado, poniéndoselo en el dedo índice y desenrollándolo solo un poco.
  • Colocar el condón enrollado sobre la punta del pene y deje un espacio de 1.5 cm en la punta para recolectar el semen.
  • Apriete ese extremo para vaciarlo de aire y , con la otra mano, deslícelo hasta la base del pene.
  • Para retirarlo es conveniente hacerlo cuando el pene no está del todo fláccido sosteniéndolo firmemente para evitar el desborde del semen.
El día internacional del condón es el 13 de febrero

Síntomas comunes de las enfermedades de transmisión sexual

Obviamente los síntomas están relacionados con la enfermedad específica, pero hay ciertas características que nos pueden hacer sospechar.

Los primeros síntomas suelen estar relacionados con el ingreso del microorganismo: úlceras en los genitales, el ano o la boca, secreciones por el pene o la vagina y dolor o ardor durante la micción.

El mayor problema es que muchas veces los síntomas pasan desapercibidos y esto trae complicaciones. por diseminación de la enfermedad a través de la sangre, infectando órganos internos lo que puede ser potencialmente mortal.

Se pueden observar complicaciones cardiovasculares y neurológicas en la sífilis; infecciones graves y cánceres poco frecuentes por el HIV y cánceres de vulva, cuello uterino, boca, garganta y ano debido al HPV.

En las mujeres la infección puede llegar a cuello uterino, trompas de Falopio e incluso ovarios, provocando infertilidad, aumentando las posibilidades de embarazos ectópicos y pudiendo llegar al peritoneo provocando una infección grave llamada peritonitis.

En los hombres no tratados la inflamación crónica de la uretra puede provocar inflamación del prepucio impidiendo la retracción de la cabeza del pene, dificultades para orinar y formación de fístulas entre la piel del pene y la uretra.

Diagnóstico de las enfermedades de transmisión sexual

Ante una sospecha de infección o si se sabe que una pareja sexual está enferma es sumamente importante no perder tiempo e ir al ginecólogo (o en el caso de los hombres, al urólogo).

Para determinar cuál es el microorganismo causante se realizan análisis de sangre, orina, flujo vaginal o secreciones peneanas.

Si eres positivo para alguna infección de transmisión sexual es de buena práctica médica investigar también otras patologías, ya que el hecho de padecer una enfermedad de transmisión sexual hace más probable que también te contagies de otras.

Los médicos recomendamos el cribado o realización de pruebas de detección en personas sin síntomas.

Esto es más eficaz cuando:

  • la enfermedad que se está examinando es muy frecuente
  • cuando las personas tienen un riesgo aumentado de padecer esa enfermedad (personas con múltiples parejas sexuales por ejemplo)
  • personas que corren más riesgos si están infectadas como las embarazadas
  • la prueba de detección es sencilla y relativamente económica
  • la enfermedad puede ser tratada exitosamente

Se recomienda el cribado de sífilis, gonorrea, clamidias y HIV una vez por año en las personas sexualmente activas que poseen un riesgo aumentado.

También las embarazadas deben realizarse estos análisis.

Las mujeres sexualmente activas de menos de 25 años o mayores de 25 años con factores de riesgo deberían someterse a un análisis para detectar clamidia una vez al año.

Tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual

Muchas de estas enfermedades pueden tratarse con antibióticos o antivirales.

Lamentablemente el mal uso de los antibióticos ha provocado que los microorganismos se hagan resistentes y haya que buscar nuevos fármacos para tratarlos.

En lo posible es de buena práctica tratar a las parejas sexuales de una persona que ha dado positiva para alguna de esta infecciones.

Por supuesto que mientras se debe practicar la abstinencia para evitar la propagación de la infección.

Las infecciones de origen viral pueden ser controladas pero no erradicadas, por lo que persisten por toda la vida de la persona.

No es para que te pongas paranoica o decidas no tener más sexo por miedo a las enfermedades, es solo para que tomes precauciones.

¿Alguna vez has tenido alguna infección de transmisión sexual?

1 comentario en «Enfermedades de transmisión sexual: ¿dónde estamos en el 2023?»

Deja un comentario