malablada.com

Relaciones tóxicas: cuando el amor se confunde con sufrimiento

¿En qué piensas cuando se habla de este tema?, ¿en asesinatos o violencia visible? Hay muchas formas de estar en relaciones tóxicas sin que sea tan evidente para uno mismo o para los demás.

Quizás, antes de que las mujeres empezaran a cuestionarse sus relaciones, ciertos comportamientos parecían ser «normales» o «naturales» y solo se hablaba de relaciones tóxicas cuando las cosas llegaban al extremo de la violencia visible o incluso, la muerte. Desde que íbamos al kínder nuestros mayores decían, cuando nos quejábamos de que nuestro compañerito nos molestaba, que seguro era porque le gustabas. Como si la única forma de demostrar su interés fuera a través del destrato: jalarte del cabello, llamarte de formas feas o incluso empujarte o pegarte.

Y así crecimos creyendo que: «Si te quiero, te aporreo».

¿Cómo podemos hacer para salir de este ciclo de relaciones violentas y abusivas? Para ello debemos comenzar definiendo a qué nos referimos con la frase de «relaciones tóxicas».

Preguntas que debes hacerte

  • ¿Te comportas de manera diferente cuando estás con tu pareja?
  • ¿Hay violencia verbal o física en tu relación?
  • ¿Cuándo tu pareja esta enojada o frustrada por algo se desquita contigo?
  • ¿Cuándo discuten siempre terminas teniendo la culpa?
  • ¿Te compara con sus parejas pasadas y siempre sales perdiendo en la comparación?
  • ¿Tu pareja te cuestiona todo el tiempo adonde vas o con quién?
  • ¿Te chantajea emocionalmente?
  • ¿Te critica por todas tus decisiones?

Si respondiste que sí aunque sea a una de estas preguntas, es hora de que analices tu relación.

¿Qué define a las relaciones tóxicas?

Las relaciones tóxicas no se dan solo en el ámbito de la pareja, puede haber relaciones tóxicas con los amigos, la familia e incluso en el ambiente laboral.

Se trata de una relación destructiva, que causa sufrimiento a una o ambas partes (a veces no solo el sumiso sufre) y por lo tanto, no es saludable.

Sería importante aprender que el amor no es sufrimiento y que una relación sana es ganar-ganar para ambos integrantes, pero … nadie nos enseñó.

Pero … ¿qué define exactamente a una relación como tóxica?

  • Dependencia emocional: se cree que nuestra felicidad depende de la otra persona y que no podríamos ser felices si esa persona no estuviera en nuestras vidas. La idea de que solo hay una persona destinada a ser nuestra pareja es la base del amor romántico, esa persona que nos completará, solo tendrá ojos para nosotros y ni siquiera se planteará herirnos ni con el pétalo de una rosa. Ambos se necesitan, por eso, cuando el sumiso intenta alejarse, el dominante despliega toda su seducción para que el vuelva a la relación. Se produce entonces el «ciclo de la violencia».
  • Necesidad de aprobación: se cree que la otra persona puede aportarnos seguridad y autoestima, cuando estas cualidades deberíamos trabajarlas y encontrarlas dentro de nosotras mismas.
  • Falta de límites o exceso de los mismos: el dominante puede hacer lo que quiere mientras que el sumiso debe aceptar todos los límites impuestos por este: como vestirse, con quien hablar, a que hora debe volver a su casa, etc.
  • Exceso de emociones: no son relaciones tranquilas. Existe mucho sufrimiento generado por: culpabilidad, malos tratos, chantaje («debes hacer lo que te digo porque si no te dejaré y nadie te querrá»), desprecio, manipulación y reconciliaciones extremas o fase de luna de miel, donde todo parece olvidarse y se cree que la persona cambiará.
  • Inestabilidad: hay épocas buenas y épocas malas. Esto provoca un reforzamiento variable, ya que se tiene la esperanza de que todo será mejor.
  • Irracionalidad y justificación: se intenta justificar lo injustificable. Los que miran este tipo de relaciones desde afuera intentan que la persona reaccione (el famoso: «Amiga, date cuenta») pero la persona no ve la realidad: es que está muy nervioso, yo lo provoqué, él/ella no es así y toda la lista de excusas que se te puedan ocurrir.

Tipos de relaciones tóxicas

¿Son todas las relaciones tóxicas iguales? ¿Hay un manual que nos indique como va a ser estar en una relación así?

No, hay diferentes tipos:

  • Relaciones de llenado o completud: consideras que la otra persona te completa y te da aquello de lo que careces. Se siente como una cárcel donde no tomas decisiones por ti misma y te limitas a hacer lo que te indican. Es una de las más comunes y es muy difícil retomar el control de nuestras vidas y huir.
  • Relación de codependencia: ambos integrantes dependen del otro. La relación es dar, dar, dar y nunca recibir. Se pierden las necesidades individuales por lo que, a corto o mediano plazo, se genera sufrimiento.
  • Relaciones fundadas en el mito del amor romántico: eres la única persona para mí, si me dejas me muero. ¿Te suenan estas frases? Es la gran mentira que nos hemos creído después de años de comedias románticas y películas de Disney. En algún momento uno de los integrantes ve la realidad y comienza el sufrimiento.
  • Relación anclada en el pasado: si se vive en el pasado todo el tiempo, no se puede disfrutar el presente. Lo importante es aceptar que el pasado ya no existe y no podemos hacer nada para modificarlo.
  • Relaciones donde la comunicación es pasivo-agresiva: la pareja se comunica a través de la ironía, con indirectas y tratando de manipular a la otra persona. La comunicación debería ser abierta, libre, amorosa y honesta, pero no vas a encontrar eso en este tipo de relaciones.
  • Relaciones donde la mentira es habitual: una relación sana debe basarse en la confianza y la honestidad, pero en este tipo de relaciones la mentira y el ocultamiento es habitual, ya sea por miedo a la reacción del otro o por manipular a la parte más débil. El famoso Ghosting parte de esta premisa: no solo te miento, si no que te hago creer que la loca eres tú.
  • Relaciones basadas en el miedo: obviamente que las relaciones deberían ser para disfrutar, pero muchas veces el miedo predomina: miedo a las reacciones del otro, miedo a la violencia, miedo a tratar de salir de ahí, miedo a estar sola.
  • Relaciones idealizadas: ambos miembros de la pareja tienen expectativas muy distintas en cuanto a la relación. Generalmente se da en parejas que no tienen una buena comunicación. Cuando aparece algún problema y estas expectativas se enfrentan, todo parece estar mal.

Obviamente todos estos tipos de relaciones pueden darse en una misma pareja o combinarse de distintas formas.

¿Cómo nos sentimos cuando estamos en relaciones tóxicas?

La persona que está en una relación tóxica vive con miedo, ansiosa y triste. Está en un estado de alarma constante, sin tranquilidad. Es tratada de «loca» cuando explota porque no aguanta más la situación y porque no puede autorregular sus emociones (vive en una constante montaña rusa de emociones) y siente todo el tiempo que no es amada, ya que da más de lo que recibe.

Entonces, ¿por qué no salimos de ahí como alma que se la lleva el Diablo?

Por varias razones:

  • Esperanza de que las cosas cambien: por aquello de que la esperanza es lo último que se pierde y por los momentos de luna de miel (pensamos que esa sensación puede durar y que el otro va a cambiar como por arte de magia). ¡Amiga, estuvimos ahí y eso nunca pasa! Cuando las cosas cambian siempre es para peor porque la violencia y el control escalan.
  • Estereotipos románticos: pensamos que nuestro amor va a cambiar a la otra persona cuando se dé cuenta.
  • Miedo: a la soledad, al cambio (no estoy bien, pero podría ser peor), a tener que tomar decisiones.
  • Baja autoestima: dudamos de nuestro valor y creemos que no somos nadie si no estamos con esa persona.
  • Chantaje: que impiden a la víctima tomar decisiones saludables y libres. Mi ex, por ejemplo, cada vez que lo quería dejar, me amenazaba con hacerle mal a mis hijos y no era fácil poder pensar con claridad con esa amenaza latente. Me llevó mucho tiempo tener valor para dejarlo, pero antes de eso, dejé a mis hijos resguardados y fuera de su vista.

¿Hay salida? ¿Podemos ver una luz al final del túnel?

¡Seguro que sí! Pero no creas que esto lo vas a lograr de la noche a la mañana y que va a ser un camino lineal. Generalmente hay avances y retrocesos y hasta en ciertos momentos parece que no vas a lograrlo.

Pero, después de haber estado ahí, te podemos decir que ¡Sí se puede!

¿Cómo podemos salir?

  • Identifica y acepta lo que te está pasando: lo primero es darte cuenta de que la relación en la que estás inmersa no es lo que necesitas en tu vida. Es el paso más difícil pero es completamente necesario. Si no sabes que estás en una jaula, ¿cómo podrías pensar en escapar? Trata de pensar que te haría feliz en una relación y las diferencias con la situación actual.
  • No te quedes sola, refuerza las relaciones con las personas que te quieren (amigos, familiares, compañeros de trabajo). Quizás mientras duró la relación te fuiste alejando lentamente de ellos porque a tu pareja no le gustaba que compartieras tiempo con personas que podían hacerlo quedar en evidencia. Pero este es el momento para recuperar a esas personas que te aman.
  • Refuerza tu autoestima: si no puedes sola, busca la ayuda profesional de un terapeuta que te podrá guiar a través del proceso.
  • ¡Corta la relación!: lo importante es que estés decidida a cortar de cuajo todo tipo de contacto con esa persona. Esto no es un hasta luego para ver si tu pareja cambia, es un adiós definitivo a una relación que te hizo sufrir y que nunca va a cambiar. El corte debe ser preciso y sin posibilidades de reclamos ni reconciliaciones. CONTACTO CERO: esto implica no llamadas, no encuentros para ver que pasa, no stalkear sus redes sociales… tienes que hacer de cuenta que la otra persona está muerta. Y, por supuesto, asumir tu parte de responsabilidad, por algo hablamos de relaciones tóxicas y no de personas tóxicas. Es sumamente importante analizarse a uno mismo y tomes esta situación como un aprendizaje que te sirva para crecer como persona. Si estuviste en una relación tóxica también tienes tu parte de responsabilidad.
  • Establece nuevos objetivos en tu vida: evidentemente este no va a ser un camino fácil, estás renunciando a una relación que alguna vez pareció ser el amor de tu vida. Trata de pensar en nuevas experiencias que te ayuden a sobrellevar los momentos malos.

¿Y tú? ¿Qué experiencia tienes al respecto?

2 comentarios en «Relaciones tóxicas: cuando el amor se confunde con sufrimiento»

  1. Hiya! I know this is kinda off topic nevertheless I’d figured I’d ask.
    Would you be interested in exchanging links or maybe guest authoring a blog post or vice-versa?
    My blog addresses a lot of the same topics as yours and I believe we could greatly
    benefit from each other. If you happen to be interested feel free to shoot me an email.
    I look forward to hearing from you! Wonderful blog by
    the way!

    Responder

Deja un comentario