malablada.com

Puta ¿con cuántas personas debes tener sexo para serlo?

¿Uno, dos, tres o incontables?

Ustedes me dirán ¿y a quién le importa la definición? o, ya sabemos perfectamente lo que es una puta pero creo que no es tan sencillo.

Las pongo en contexto para entender de donde sale esta pregunta: reunión de amigas de entre 30 y 40 años donde se habla de todo y de nada, cafecito de por medio. Una de ellas pregunta a las otras con cuantas personas han tenido sexo en sus vidas. Una dice 47, otra no sabe pero más de 30 seguro y la que preguntó se horroriza, «yo solo con 3» y deja caer, como al descuido, la palabra: «puta».

Entonces me pregunto y les pregunto:

  • ¿Hay un número que determine el grado de «putez» o no de alguien?
  • ¿Quiénes se consideran putas?
  • ¿En diferentes países ese número varía?
  • ¿Cómo ha evolucionado el concepto «putas» a través de los años?

En este artículo trataremos de analizar estos puntos y desde ya les digo que mi número está por encima de 300, lo aclaro por si alguien quiere llamarme puta por eso 🤷‍♀️

¿Qué es una puta?

Si nos atenemos a las definiciones de nuestro «bien amado» diccionario de la RAE, puta es una palabra malsonante y denigrante que denota a la mujer que ejerce la prostitución.

Recordemos que la composición a lo largo de la historia ha sido mayoritariamente masculina, de 474 académicos, solo 11 han sido mujeres.

Se dan como posibles 2 orígenes de la palabra:

  1. Del latín putta, que significaba muchacha de la calle, en un sentido peyorativo (despectivo).
  2. Covarrubias va más allá y cree que proviene del latín putida, o sea podrida, pues a una ramera se la considera una persona ruin, caliente y de mal olor. Por suerte este agradable señor y su diccionario de 1611 (Tesoro de la lengua castellana o española) ha sido ampliamente superado, pero nos deja un mal sabor de boca, ¿no?. Estaba basado obviamente en la moral religiosa predominante de su época.

Un poco de historia para ponernos en contexto

La iglesia católica en la Edad Media (digamos desde el año 476 hasta el 1492 cuando Colón llegó a America) presentaba a la mujer como menos inteligente que el hombre y por lo tanto más propensa a hacer tratos con el diablo (ya sabemos que la iglesia no le tenía mucha simpatía al sexo femenino). Por lo tanto, se las trata de «brujas» y se supeditan sus decisiones a las de su marido, la mujer no tiene la capacidad de estudiar o decidir sobre su sexualidad, por ejemplo.

Existen dos arquetipos de mujeres:

  • María, santa, buena, encerrada en su casa y sin deseo sexual (la mujer ideal en esa época).
  • Eva, pecadora que provoca la expulsión del paraíso para Adán y ella misma por ser débil.

A medida que avanza a la Edad Moderna (digamos desde que terminó la Edad Media hasta podría decirse cuando se independizó Estados Unidos por el 1776) las mujeres son tratadas en forma distinta según a que clase social pertenecen.

  • Las burguesas (mujeres de hombres de ciudad, independientes económicamente) se quedan en su casa cuidando a los hijos, pues su marido las mantiene, siempre y cuando el contrato social implícito no sea roto, es decir, que ella no aspire a nada más que a ser madre y esposa.
  • Por otra parte las obreras y las campesinas son humilladas y se convierten en una mercadería, un pedazo de carne, que el burgués utiliza en las fábricas, el campo y también en los prostíbulos.

La sociedad tiene un doble discurso: por un lado denigra a la prostituta en público mientras que la utiliza en privado. Los prostíbulos están escondidos pero lo bastante cerca para que los burgueses y los nobles accedan a ellos para hacer todo lo que no harían con sus esposas.

¿Cambió algo el concepto de puta?

Pero… ¿hemos avanzado o seguimos pensando que alguien que ha compartido su cuerpo con más de un determinado número de personas es una puta?

¿Cuál es el número mágico y de qué depende?

Según la abogada e investigadora feminista María Martín Barranco en Mujer tenías que ser (libro publicado en el 2020) existen más de 200 sinónimos a la palabra puta en el diccionario y se da la paradoja que pueden llamarte puta por razones completamente distintas.

Pueden llamarte puta por tener sexo con muchas personas, por cobrar por tus servicios, pero también por hacerte la difícil y no acceder a los requerimientos de los demás, por salir a la calle a reclamar por tus derechos, por hacerte cargo de tu sexualidad y vivirla libremente y por todas las cosas que se salgan de la idea de mujer («calladita y en tu casa te ves más bonita»).

Crédito: gatovillegas.com

¿Cuántas veces habrás escuchado (o dicho, que acá no hay quien haya nacido deconstruida y todas hemos pecado de discriminadoras en algún momento de nuestras vidas):

  • Se viste como una puta
  • Tiene cara de puta
  • Anda hecha una puta

¿Y cuál es el resultado de estas frases? ¿Cuál es el significado implícito?, que se justifican las violaciones y los abusos por como estaba vestida la mujer o como se comportaba o por donde caminaba, porque una mujer «decente» no haría esas cosas.

Y entonces, si estamos avanzando… ¿por qué algunos siguen tildando de «putas» a las mujeres que viven libremente su sexualidad?. Y no son solo los hombres, a veces las mujeres somos nuestras peores enemigas. Algunas piensan en la posibilidad de que esa mujer más libre pueda robarles el novio o el marido, como si su pareja fuera un objeto que se puede perder, el mito del amor romántico dice que esa persona te pertenece y puede ser robada.


En mi larga historia he sido llamada puta, muchas veces como broma (aunque con un trasfondo de violencia). Las veces que más me ha molestado han sido aquellas en las que me lo decía una mujer, seguramente muchas de nosotras hemos pasado por experiencias parecidas.


Ahora les habla Meli, la hija de la escritora y encargada de la comunicación de Mala Blada. Soy parte de la historia del inicio del artículo de las amigas hablando. Por si se lo preguntan soy la que se acostó como con 47 personas, más o menos, no es un número exacto porque la verdad no sé exactamente y de muchos ni me acuerdo el nombre o la cara 😅.

¿Soy una puta?…¿Quién sabe?….y si lo soy….¿A quién le importa?

No te voy a decir que todas las experiencias fueron buenas y en muchas usé el sexo para tapar otros conflictos internos pero todo es parte del aprendizaje, como ir a terapia. Fue parte del proceso de crecimiento y me ayudó a conocerme más a mi misma y a saber que es lo que quiero y que no, y como quiero relacionarme y como no, por ejemplo.

Si creo que es un tema super interesante y debatible el por que se siguen perpetuando ideas antiguas, como las mencionadas más arriba, de que una mujer «decente» es la que solo comparte el sexo con esa persona especial, lo cuál creo que esta super bien si no quieres compartir algo tan íntimo con cualquiera, solo que mi duda es por que se mira mal a la que decide vivir el sexo de forma diferente 🤔


Prostitución: ¿Es algo nuevo?

La prostitución existe desde que el mundo es mundo, ha existido en todas las civilizaciones y todas las etapas de la Humanidad.

En la antigua Grecia, por ejemplo, era ejercida por hombres y mujeres, sobre todo en las zonas portuarias.

Había distintas clases de prostitutas:

  • Pornai: eran esclavas propiedad de un proxeneta que lucraba con su trabajo.
  • Prostitutas independientes: trabajaban en la calle y debían registrarse y pagar impuestos.
  • Heteras: eran de nivel educativo alto (comparable con las geishas japonesas), eran independientes y podían administrar sus bienes.
  • Prostitutas sagradas: se desarrollaba en los templos, siendo el de Afrodita el más famoso.

En Roma, por otra parte, ser prostituta era vergonzoso. Para muchos escritores romanos era la forma más degradante en la que podía vivir una mujer y se las asociaba con la impureza y la suciedad.

En la Edad Moderna aparece la figura de la «cortesana» que englobaba a las amantes y prostitutas que eran mantenidas, sobre todo si sus clientes eran ricos y poderosos (si lo piensas sería un poco como los sugar de hoy en día). El sexo solo era una parte de su valor, generalmente eran mujeres educadas que podían conversar de una variedad de temas con sus clientes.

Recordemos por ejemplo, la novela de Alejandro Dumas hijo, titulada «La dama de las Camelias» publicada en 1848. En ella se trata la historia de una cortesana que se enamora de un abogado no pudiente, en la historia se refleja la doble moral de la época.

Imagen de la serie "Harlots: cortesanas"
Harlots: cortesanas (serie inglesa)

En 1921 se firmó en Ginebra la Convención Internacional para la Supresión de la Trata de Mujeres y Niños. En ella se establecen penas para los individuos que se dediquen a la trata de menores y mujeres.

En 1949 fue reemplazada por el Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajenas. Este convenio presenta 2 diferencias importantes: considera a las prostitutas víctimas de los proxenetas y adopta un lenguaje neutral respecto a la raza y el género, evitando hablar de trata de blancas y sustituyendo la palabra mujeres por personas.

Tipos de prostitución

¿Sabías que hay distintos tipos de prostitución?, pueden ejercerse en distintos ámbitos y de diversas maneras, aún cuando el resultado final sea el mismo.

Try walking in my shoes…
Now I’m not looking for absolution
Forgiveness for the things I do
But before you come to any conclusions
Try walking in my shoes
Try walking in my shoes

Depeche Mode

Imagen por Gonzalo G. Useta (Flickr)

Podemos hablar de:

  • Prostitución callejera: busca clientes en la vía pública y el acto sexual puede desarrollarse en el auto del cliente, en su casa o en un hotel por horas.
  • En establecimientos destinados a tal fin: denominados burdeles, lupanares, prostíbulos o puteros. Generalmente hay una relación económica entre el dueño del lugar y las que trabajan allí. «Casas de masajes» a veces es un eufemismo para encubrir la prostitución y los masajes acaban con un final feliz (una relación sexual).
  • Escorts o chicas de compañía: los servicios suelen brindarse en el domicilio u hotel del cliente o incluso en el domicilio de la mujer. Pueden ser independientes o trabajar para un proxeneta. Suelen publicitarse en páginas especiales.
  • Turismo sexual: hay países donde las leyes son mucho más relajadas en este aspecto, como Tailandia, por ejemplo. Muchos hombres de países menos permisivos viajan para utilizar estos servicios. Se da mucho entre los pedófilos, ya que en estos países la edad de consentimiento es menor y se hacen ojos ciegos a la presencia de la prostitución infantil.

En la actualidad: ¿Cuáles son las distintas posturas?

Desde hace muchos años y con el impulso del feminismo el tema de la prostitución es uno de los que está siendo puesto en evidencia.

Existen diversas posturas que abordan este problema con diferentes miradas.

Entre ellas:

  • Prohibicionismo: considera a todo lo relacionado con la prostitución como un delito, se considera que es un acto inmoral y los clientes son criminales. Por lo tanto, se persigue tanto a la prostituta como al cliente. Suele darse en corrientes ideológicas conservadoras y religiosas.
  • Abolicionismo: se considera que la prostitución es una forma más de violencia contra la mujer por lo que debe ser abolida. Se considera que los clientes son explotadores y la prostituta es una víctima. Es un modelo que rige en los países nórdicos (Suecia, Noruega, Islandia) donde se castiga al cliente pero no a la prostituta.
  • Reglamentarismo: es un modelo que considera que la prostitución es una necesidad social pero que debe ser controlada por el estado. Establece pautas de control sanitario y policial sobre las prostitutas y les permite ejercer su oficio en zonas delimitadas (como la zona roja en Holanda, por ejemplo).
  • Regulacionismo: buscan despenalizar la prostitución y establecerlo como un trabajo legítimo. Se les llama «trabajadores sexuales» a todos los que se dedican a la prostitución. El país donde se ha implementado es Nueva Zelanda y la base de su decisión es que la regulación permitiría luchar contra la trata y la explotación infantil.

¿Y tú que opinas? ¿Cuál es tu postura en este tema tan controvertido?

Deja un comentario