malablada.com

Poliamor: ¿amor CON o SIN Límites?

¿El poliamor es una «moda» nueva, como dicen sus detractores? ¿O solo es una reacción honesta a la idea romántica de la monogamia?

Pensemos un momento. Érase una época donde la mayoría de la gente mentía y otra gente hacía como que creía en las mentiras del otro. También existía el concepto de que había una sola persona para ti en el mundo y que esa persona, por lo tanto, te pertenecía y que si esa persona no te amaba, todo se derrumbaría. Que el amor era como un torbellino que te arrastraba y, aunque no se conocieran, ellos sabían que estaban destinados a permanecer juntos toda la vida.

Me suena a película de Hollywood o cuento de hadas, ¿no? Pero crecimos creyendo en esto, en un amor de película con un príncipe azul que nos vendría a buscar y no tendría ojos nada más que para nosotras y nunca habría problemas pues, el amor todo lo puede.

Yo también creo que el amor es muy poderoso, pero quizás mi idea del amor es otra. No el amor romántico, posesivo, que te limita y te hace sufrir.

Y, antes que me tilden de Grinch del amor, no estoy en contra de la monogamia. Solo digo que no es algo designado naturalmente, si no una elección. Las personas que eligen ser monógamas lo eligen todos los días desde su sentir y sus decisiones y no es algo inalterable.

Una elección que debe hacerse todos los días, por decisión propia y no por que es lo que la sociedad piensa que está bien.

Aclarado esto adentrémonos en el mundo de las relaciones NO monógamas.

«La persona que sigue a la multitud normalmente no irá más allá de la multitud, la persona que camina sola probablemente se encontrará en lugares donde nadie ha estado antes»

Albert Einstein

  • Existe solo una persona que puede completarte porque tú eres media naranja y no naranja entera. Esta premisa parte de la creencia en el destino y valida que solo hay una persona para nosotros en todo el mundo, mmm que afortunada tendrías que ser para encontrar esa única persona y además suena muy poco probable.
  • Lo normal es vivir en pareja y todas las otras posibilidades implican personas dañadas. ¿Dónde quedaríamos los asexuales entonces? ¿O las personas que deciden vivir solas o los poliamorosos? Es la tiranía de los «normales», aquellas personas que piensan que solo su forma de ver las cosas es la correcta.
  • Mito de los «buenos celos»: si te celo es porque te amo y no quiero perderte.
  • Mito de que la fidelidad significa lo mismo para todas las personas: esto no se sostiene de ninguna manera. ¿Cuál sería la definición de fidelidad universalmente aceptada? Probablemente la de nuestra querida RAE donde se habla de deberle algo a la otra persona.
  • Creer que el amor y el enamoramiento son la misma cosa y por lo tanto cuando desaparecen las «mariposas en el estómago» significa que el amor se acabó. Y ahí van los monógamos seriales pasando de persona en persona buscando siempre volver a sentir ese sentimiento que ya sabemos que tiene fecha de caducidad.
  • Creer que la única meta de una pareja es el casamiento y el compartir su vida de las formas establecidas, no considerando que existen muchas formas de matrimonio, incluso esposos que no comparten la casa, por ejemplo, o que pasan mucho tiempo separados.
  • Mito de la omnipotencia: el amor todo lo puede y si hay amor todo puede solucionarse.
  • Creer que no se puede estar enamorado de más de una persona al mismo tiempo. En Argentina hubo varias series que tocaron este tema, pero sin involucrarse plenamente con el tema del poliamor. Pudimos ver a Francella en «Naranja y media» quien ama a dos mujeres, pero cuando lo descubren decide alejarse de ambas. En la escena final ellas van a buscarlo y se entiende que forman una trieja a partir de ese momento.
  • Creer que el amor no está relacionado con factores culturales, sociales y biológicos. Desde niños generalmente entre los 5 y los 10 años se establece un modelo de las personas que nos atraerán en el futuro. Los psicólogos llaman a esto el «mapa del amor». Nos sentimos atraídos por personas que tienen características de las personas que fueron importantes para nosotros en la infancia.
  • Mito de que la pasión puede durar toda la vida, sin tener en cuenta que las personas evolucionan sexualmente y no siempre en la misma dirección.

Empecemos por aclarar diferencias.

La poligamia es el matrimonio donde está permitido que una persona se case con varias personas.

Dentro de esta podemos diferenciar la poliginia (un hombre casado con varias mujeres) de la poliandria (una mujer casada con varios hombres).

La poliginia más conocida se da en las sociedades árabes más tradicionales (Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos). Se permite a los hombres tener hasta 4 esposas, pero no conviven en la misma casa. y generalmente no existe contacto entre ellas. Suele estar restringido a hombres de un estatus socioeconómico alto.

La poliandria no nos parece tan común, pero hay culturas en Nepal, Nigeria o la India que la han practicado. Se postula que en algunos casos ha sido por la escasez de mujeres o por razones económicas y no siempre las sociedades donde se permite la poliandria son sociedades matriarcales.

¿Cuál es la diferencia entre poligamia y poliamor?

La poligamia suele estar definida sobre bases religiosas o tradicionales con normas preestablecidas.

Por otra parte, en el poliamor son los propios integrantes los que deciden que tipo de relación se tendrá, basándose desde el principio en la honestidad, el conocimiento y el consentimiento de todas las partes involucradas.

El poliamor sigue siendo aún hoy algo de lo que no es fácil hablar.

Muchos poliamorosos no terminan de salir del closet totalmente para no ser discriminados, burlados o verse obligados a justificar sus elecciones.

Nuestra sociedad sigue siendo mayoritariamente monógama y no es fácil declararse en contra de lo establecido, pero de a poco esto va cambiando.

Veamos qué tipos de relaciones poliamorosas encontramos:

1- Parejas abiertas

Quizás llevan mucho tiempo de relación y el enamoramiento ha dado paso al amor, pero uno o ambos de los integrantes sienten atracción por otras personas o quizás, no quieren cerrarse a la posibilidad de relacionarse con otra gente.

Lo honesto en este caso sería hablar con tu pareja y ver si esto es algo que la otra persona también ha pensado, abrir la pareja es permitirse tener relaciones con otras personas sin descuidar nuestra relación principal. Esto implica charlas honestas y probablemente incómodas para establecer las normas de estas relaciones extras.

En este tipo de relaciones se habla de «privilegios de pareja». Esto se refiere que la pareja es lo prioritario y las otras relaciones son secundarias. Por lo tanto habrá beneficios sociales, económicos y legales que no alcanzan a los terceros involucrados.

Lo que se cuestiona a este tipo de relaciones es si no se está utilizando a las personas que se suman a la pareja principal, ya que estas tendrían menos derechos.

Se pueden establecer acuerdos a ojos abiertos o cerrados, La diferencia es cuanto de las relaciones paralelas se comparte y que se mantiene aparte. A algunas personas los excita saber detalles de lo que su pareja hace con otras personas, pero no siempre es así.

Cada pareja debe pautar que quiere saber y que no. Las normas claras evitan muchos malentendidos.

Conozco una pareja homosexual de muchos años que estableció como reglas: nunca en la casa compartida, no más de dos veces con otra persona y solo debes contarme si te pregunto.

Otros acuerdos habituales se refieren a prácticas sexuales. Por ejemplo, no besar en la boca, no practicar sexo anal u oral o cualquier otra práctica que se les ocurra.

También se puede establecer:

  • No quedarse a dormir en otra casa
  • No viajar con la otra persona
  • Destinar los fines de semana y las fiestas a la pareja principal

Este veto lo que hace es determinar la importancia de la pareja principal sobre las secundarias.

2- Triejas: personas que viven en trío

Esta es una de las formas más comunes del poliamor, desde el inicio de la edad moderna existieron triejas aunque no del todo conscientes.

Muchas personas aceptaban que su pareja tuviera un amante cerrando los ojos por diferentes razones: económicas o de comodidad por ejemplo.

Pero de a poco la sociedad va abriéndose a la posibilidad de parejas de a tres.

Existen grandes diferencias en cuanto al sexo de los involucrados en esta forma de relación.

Las triejas pueden ser:

  • Hombre-hombre-hombre
  • Mujer-hombre-hombre
  • Mujer-mujer-hombre
  • Mujer-mujer-mujer

En el ámbito artístico ha habido triejas famosas: Anais Nin, Henry Miller y June Miller son un ejemplo de esto, muy bien narrado por los diarios de la primera.

Me reservo el derecho de no limitar el número de personas a las que amo y de conocer muchos príncipes azules

Anais Nin

Federico Engels vivía con dos hermanas: Mary y Litzi Burns y Moliere con Madeleine y su hija Armande.

3- Cuartetos

Otra posibilidad y las cosas se siguen complicando 😉.

En 1923 Gerald Brenan, escritor inglés autor de El Laberinto Español, vivía en Yegen, España. Un día llegaron de visita sus amigos: Dora Carrington (pintora) , Ralph Partridge y Lytton Strachey (escritor) , todos pertenecientes al círculo de Bloomsbury.

Dora amaba a Lytton que era homosexual y, en realidad, amaba a Ralph. Dora se casó con Ralph y Brennan se transformó en el amante de Dora.

Este cuarteto duró 5 años cuando Brennan se aleja y entonces volvió a ser una trieja.

Cuando Lytton Strachey murió de cáncer, Dora se suicidó porque no podía vivir sin él.

Otro caso conocido es el de la poetisa Laura Riding. En 1925 formó una trieja con el poeta Robert Graves y su mujer, Nancy Nicholson. Al poco tiempo, otro poeta, Geoffrey Phibbs se incorporó al trío, transformándose en un cuarteto, al que Laura denomina Círculo.

4- Relaciones entre un monógamo y un poliamoroso

Es aquella relación donde uno de los integrantes es monógamo pero no le molesta que su pareja tenga otras relaciones. Es más habitual en el caso de heterosexuales que se casan con un homosexual.

Suele suceder que el homosexual tenga relaciones por fuera de su pareja sin que esta se sienta amenazada.

También puede pasar que un integrante de la pareja no quiere tener relaciones sexuales por diferentes razones: es asexual, alguna enfermedad o razones religiosas o que un integrante de la pareja quiera experimentar cosas que al otro no le atraen: BDSM o clubes de swingers, por ejemplo.

5- Círculos

Pueden ser abiertos, funcionando como grupos de amigos que comparten salidas, el cuidado de los hijos y sexo, pero pueden tener relaciones por fuera de ese círculo con otras personas.

Polifidelidad: el grupo es cerrado, solo se pueden tener relaciones sexuales con los miembros del grupo. Si se quiere sumar a otra persona todo el grupo debe estar de acuerdo.

Todos pueden mantener relaciones sexuales sin protección porque se realizan controles frecuentes para descartar enfermedades.

6- Relaciones sin compromiso: putones y amigos con derechos

Son personas que eligen vivir sin ningún compromiso sexo afectivo y mantienen numerosas relaciones. Lo importante en estos casos es la honestidad, establecer desde el principio que no se busca una relación para no lastimar a otras personas ni crear falsas expectativas.

7- Anarquía relacional

Postula cambiar la forma en la que nos relacionamos más que la cantidad de personas con las que nos relacionamos. No se admiten la exclusividad sexual y afectiva como mandato porque supondría una forma de coacción.

Se alejan del deber ser de determinada manera según la cultura imperante, se trata de diseñar los compromisos a nuestro gusto. Lo importante son los vínculos que no siguen las reglas normativas de la sociedad de como deben ser estos.

Conclusión

Como verán, el campo del poliamor es muy extenso y esto es solo un esbozo de ese campo tan excitante y novedoso. Si les interesa les recomiendo dos libros y un blog.

«Más peligroso es no amar» de Lucía Etxebarría

«Ética Promiscua» de Dossie Esaton y Janet W. Hardy

El blog se llama «Saltando la línea roja» y narra el camino hacia una relación poliamorosa partiendo de una relación monógama tradicional.

¿Y tú? ¿Te has planteado alguna vez si la monogamia es lo tuyo o solo lo haces porque es lo aceptado?

2 comentarios en «Poliamor: ¿amor CON o SIN Límites?»

Deja un comentario